Venezuela y Nicaragua fueron los únicos países latinoamericanos nombrados por el Papa Francisco, además de Yemen, Tierra Santa, Siria, el continente africano y Ucrania, en su recorrido por los conflictos en el mundo y sus deseos de paz para esta Navidad.

Sobre Venezuela y Nicaragua expreso lo siguiente:

“Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia”, dijo. “Y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”, agregó.

“Que delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país”, indicó el papa Francisco.

El Papa dedicó su discurso a recalcar que el mensaje universal de la Navidad es que “Dios es Padre bueno y nosotros somos todos hermanos”.