Insigth: Las 4 preguntas claves, para saber qué quieres.

Insigth: Las 4 preguntas claves, para saber qué quieres.

Para saber lo que uno quiere es primordial plantearse las siguientes preguntas.

  1. ¿Dónde estaba ayer?
  2. ¿Dónde estoy hoy?
  3. ¿Dónde quiero estar mañana?
  4. ¿Qué es lo que haré para conseguirlo?

Una ves encontrada estas respuestas, podemos realizar un plan de acción cotidiano basado en cada uno de estos elementos.

La cotidianidad nos brinda las señales. El problema es saber interpretarlas y decidir.  Nadie posee la verdad absoluta, pero puede tener la disponibilidad y la voluntad de aprender y adquirir conocimientos de diferentes temas. Es mejor asumir la duda, que hablar sin saber.

Aprender debería ser una forma de vida y admitir que no se es bueno en algunas cosas, pero querer mejorar cada día y ampliar el conocimiento a través de las ideas de otras personas es clave.

El ignorante cree saberlo todo y tener la razón, el sabio reconoce que tiene mucho que aprender, y busca nutrirse del saber que poseen los demás, con el objetivo de ampliar sus conocimientos y ganar nuevas perspectivas dado que un tema puede verse de distintos puntos de vista

Las informaciones que dicen que algo no ocurrió son interesantes. Ante este planteamiento debemos entender que:

  • Hay cosas que sabemos porque hemos adquirido el conocimiento.
  • Hay cosas que sabemos, pero no conocemos.
  • Hay cosas desconocidas del que no sabemos.

Lo intuitivo. Es lo intuitivo que nos da la experiencia sin advertirlo. La intuición es una idea repentina. La persona razonable se adapta al mundo y la irrazonable adapta el mundo a sus ideas. Los momentos de epifanía suelen resultar de un proceso infructuoso de búsqueda. De manera inesperada surge la pieza que permite armar el rompecabezas. A veces algo insignificante, ilumina un escenario profundo y revelador que viene acompañado de sorpresa y plenitud, que se vive como la recompensa que uno merece luego de un largo periodo de búsqueda. La literatura empresarial está llena de casos del efecto ahá y del momento ¡Bingo!, que han impulsado grandes innovaciones que dieron la respuesta a los desafíos enfrentados.

El proceso ¡Bingo! Este proceso surge de un conocimiento apasionado y hasta obsesivo de análisis, mucha perseverancia y tolerancia al error ante un camino sin salida, y epifanías que surgen cuando se relaja la atención del hemisferio izquierdo dominante: (en el sueño, en la ducha, en el colectivo). En La innovación existen objetos fuera de lugar y tiempo. Son objetos raros hallados en contextos inusuales, que desafían la lógica de la historia tradicional. Para ser innovador hay que plantearse la idea de encarar los temas desde otra perspectiva y comprobarlos con experimentos.

El buen oído. Tenemos dos orejas y una sola lengua, es para escuchar el doble de lo que decimos. El que no es escuchado no participa ni se compromete con los fines que se desean promover. Quien no escucha vende productos, el que escucha vende soluciones.  Se recuerda el 5% de lo que se escucha, el 20% de lo que se ve y el 90 % de lo que se hace. Hay que escuchar activamente, haciendo de la escucha un acto. Muy poco de la comunicación es de naturaleza verbal, la mayor parte es gestual. Por eso se detecta más la verdad por lo que se hace que por lo que se dice.

Ética para la disputa. Tomar conciencia facilita el diálogo constructivo, coherente y verificable. Porque más allá de la verdad están los deseos del hombre de autoestima, confianza, competencia y realización.

Cómo ejercitar la inteligencia. Se necesita una idea. Inteligencia es la capacidad de resolver problemas y adaptarse a situaciones nuevas. Es entender el problema, inventar la solución y actuar en consecuencia.  Un Problema suele tener una connotación negativa, pero una vida sin problemas sería aburrida. Y no saber resolverlos los convertiría en una vida basada en mediocridad.

Como enfrentar un problema e ir solucionando. Para practicar la solución de un problema se toma una hoja, se divide en dos columnas. En la izquierda se apunta que se piensa y la derecha que se dice. De allí evaluar lo racional e irracional y en donde pondere más lo racional, lo que esté más afín con tus creencias, es donde se debe enfocar la solución

Conocimiento y Creatividad.

1-Preparación. La creatividad comienza con el problema. Debe estar al alcance intelectual del sujeto.  Descubrir un problema, a veces, vale tanto como su solución. Hay que estar especializado en un área para detectar que un hecho es extraño y poder definirlo

2-Incubación. Nadie puede decir: espérenme un ratito que vuelvo con la respuesta. La solución comienza a gestarse en el plano inconsciente mediante asociaciones invisibles mucho antes de que lleguen a la conciencia. No se trata de un estímulo que genera la respuesta sino de un proceso. Hay una transferencia de relaciones conocidas que se aplican a otras desconocidas.

3-Iluminación. La solución nace de la variación de alguno de los momentos críticos de la situación. Al reestructurar los datos se descubren relaciones inéditas. Hay asociaciones en sistema cerrado solo dentro del sistema y abiertas para recibir ideas de otros ámbitos.

4-Verificación. Cuando la novedad es valorada como creativa y trasciende a lo conocido, se inicia el proceso de innovación. De cada 60 ideas solo una se convierte en realidad. Es valiosa, verdadera, útil, satisface las exigencias planteadas y posee una coherencia interna y externa.

Comportarse con Inteligencia. El comportamiento inteligente se caracteriza por una operación de pensamiento, un contenido y su resultado. Hay que reflexionar, lo que evita ir de lleno a la conclusión sin tomar conciencia del proceso. Los síntomas son: baja capacidad de escucha y poca tolerancia a indagar otras posibles soluciones. La escalera de inferencias. La mayoría de la gente no recuerda de dónde salieron sus creencias ni por qué salta tan velozmente a la cima de la escalera. La repetición fue creando los prejuicios.  La solución es llevar a la superficie el pensamiento automático caracterizado por tener la certeza de que su creencia es verdadera, de que está basada siempre en datos reales y evidentes y que son esos los que siempre selecciona. Para evitarlo hay que comprender el mecanismo que saca conclusiones de los datos, hacerlo visible, analizar los argumentos e indagar los argumentos de los demás.

Equilibrio entre alegar e indagar. Para mejorar el alegato diga lo que piensa y explique sus premisas haciendo explícito su razonamiento. De ejemplos, pida la opinión de los demás para que ellos exploren su modelo. Solicite ayuda. Para mejorar la indagación pregunte a la persona con la cual discute que es lo que la lleva a esa conclusión y cuáles son sus ideas y argumentos.

Creando escenarios. Es una técnica para anticipar las tendencias y orientar decisiones estratégicas. El modelo prospectivo se nutre de las latencias para plantearse objetivos que sean hijos de la interioridad.  El tema a futurizar parte de lo real plantea la necesidad más que cómo se resuelve hoy y abre los límites para no excluir nada. El hombre integra pasado, presente y futuro, para que su presente lo lleve al futuro deseado. Desde lo objetivo las acciones dependen de la educación que se ha recibido, de la presión social o de los instintos.  Desde lo subjetivo la causa son las elecciones que se hacen. Uno es libre para decidir, pero no puede evitar el efecto de sus decisiones.

 

Créditos:  Dr. Horacio Krell

Director de Ilvem. 

Sobre Edwin Urbina 15 Artículos
Publicista, fundador y editor de La Revista Digital "La Cúspide". Un medio donde te enteras de todo, leyendo poco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*